Slider

26 abr. 2019

Cuidados de la piel deshidratada

La deshidratación de la piel es uno de los problemas más frecuentes que sufrimos y no siempre sabemos identificarlo a tiempo, hay quien no diferencia aún entre una piel deshidratada o seca.
Los cuidados son completamente distintos y los factores que desencadenan uno u otro estado de la piel también son distintos también.

Diferencias entre piel deshidratada y piel seca

La piel seca se caracteriza por la falta de lípidos, dicho de otro modo, no tiene grasa debido a la disminución de la actividad de las glándulas sebáceas.
Suele ser de tipo genético o bien con la edad la piel se vuelve seca.
La reconoceremos por sensación de tirantez constante, picores e incluso descamaciones.

La piel deshidratada le falta agua en un momento concreto, notamos la piel tirante, rugosa, incomoda, con falta de luz, en definitiva y generalmente es por factores externos tales como los cambios de temperatura, los cambios de estación, situaciones de estrés prolongadas, la exposición solar sin protección, los aires acondicionados, las calefacciones, los cuidados equivocados, algunos jabones o limpiadores si los usamos de forma incorrecta pueden deshidratar la piel, etc.

Cualquier tipo de piel puede sufrir deshidratación, incluso las pieles grasas.
La contaminación que hemos sufrido este año en ciudades como Madrid o Barcelona ( y otras grandes ciudades) no ayuda mucho con este tipo de problema, así los centros de dermatología privada Barcelona y en Madrid han tenido muchos pacientes este año.
Cuidados de la piel deshidratada

La solución es relativamente sencilla, si aplicamos a la piel los cuidados necesarios iremos recuperando el agua en nuestra piel, dejando de sentir las molestias típicas.
Podemos comenzar con los cuidados en casa, prestando atención a nuestros rituales de limpieza, hidratación y nutrición diarios.
Utilizando serum mañana y noche que contengan ácido hialurónico.
Cremas super hidratantes con ingredientes como el ácido hialurónico, manteca de karité, ceramidas y urea.

¡Cuidado! con los jabones que usamos para limpiar nuestra piel, hay que saber reconocer qué tipo de piel tenemos para usar lo más apropiado, lo mismo para las exfoliaciones que no sean demasiado agresivas. Para esto, nada como conocer qué necesita tu piel para limpiar sin dañar.
Nuestra alimentación y estilo de vida también tiene mucho que aportar, no bebas alcohol, bebe mucha agua, presta atención a las horas de sueño y lleva una vida saludable.

Si con todos estos consejos y cuidados en casa no recuperas la hidratación de la piel tendrás que acudir a un dermatólogo, a un centro que traten este tipo de dolencias, profesionales de la piel como Dermatología Dexeus y que el profesional médico evalué el estado de tu piel, buscando una solución para un problema que crece cada día, como decía antes ya sea por la contaminación que sufrimos y el ritmo de vida que llevamos, que tampoco ayuda demasiado.

Recordad que la piel es el un órgano que debemos cuidar, nos acompañará toda la vida y darle los cuidados necesarios hará que permanezca en buenas condiciones cuanto más tiempo mejor.

4 comentarios :

Design: WS